Cuestión de política y psicología.

    All Titles

  • Cuestión de política y psicología.

Dublin Core

Title

Cuestión de política y psicología.

Subject

[no text]

Description

Publicado por Koke Providencia
en 4/19/2007

Los cuatro millones de seguidores de la Asociación Nacional de Rifles o NRA, por sus siglas en inglés, son uno de los grupos de presión más exitosos de Estados Unidos. La organización posee todos los requisitos para la actividad influenciadora: una moderna oficina en Capitol Hill, un departamento de telemarketing e influyentes lobbistas de alto perfil. Además, la NRA tiene cerca de un millón organizadores y estrategas políticos a través del país. En época de elecciones se puede estar seguro que un 95% de sus miembros irá a votar en un país donde 50% representa una alta votación. Esto significa que la organización puede fácilmente hacer la diferencia en elecciones estrechas, y su posición en el escenario político se ha vuelto muy importante junto con el otro grupo conservador norteamericano: la Coalición Cristiana.

El lobby pro-armas ha dado resultados: ha evitado que la Corte Suprema norteamericana derogue la Segunda Enmienda, que autoriza y eleva a derecho constitucional el porte de armas. Su influencia creció dentro de lo que fue la mayoría republicana hasta el año pasado en la Cámara de Representantes. El gobierno del Presidente Bush ha prometido a la NRA apoyo en uno de sus más preciados objetivos: una ley que proteja a fabricantes y usuarios de armas de toda acción legal. Sin embargo, Bush ha admitido que la prohibición de las armas de asalto también será una realidad, porque también hay que ganarse el apoyo de los moderados.

Pero por qué en Estados Unidos se permite comprar, vender y usar armas? Por una parte, en un punto de vista complicado del asunto, debemos retrotraernos a los comienzos de aquél país, al peligro que significaron los ingleses, el peligro de los aborígenes, los nuevos retos de la colonización del oeste norteamericano, el gran tamaño del país, etc; por otra parte debemos tener en cuenta el respeto de la propiedad privada y el uso de cualquier medio para protegerla, la ética comunitaria en que todos los vecinos se protegen entre ellos, etc. Por otra parte, si vemos el punto de vista simple del asunto, concluímos que simplemente la autodefensa es un derecho humano inherente a nuestra propia naturaleza, sin perjuicio que la gran mayoría no sepa usar una arma o no tenga la capacidad intelectual o mental para hacerlo. Sería una contradicción para el espíritu norteamericano. Sin embargo, existe una razón que muchos desconocen: Estados Unidos es un país federal y libertario. Y en un país federal tan grande, con tantas expresiones políticas, es muy factible que existan movimientos de resistencia al gobierno federal y, por último, existan las garantías -incluso las más rudimentarias- para defender las libertades y la democracia. Y en ese sentido es mucho mejor crear una normativa que deje el uso de las armas en manos de particulares individuales que solamente en manos de grupos armados como la policía, el ejército, la guardia nacional, o incluso, las temidas milicias antifederales. Además, nunca se sabe si en el futuro estos cuerpos armados puedan ser usados en contra de los ciudadanos.

Ahora, con respecto a lo sucedido en Virginia Tech, el argumento sobre si la administración de la universidad o la policía son responsables de la matanza de los estudiantes a manos del joven coreano que todo el mundo conoce, me parece que no corresponde. Todos los participantes en el debate deberían tener en cuenta que Cho Seung-Hui es el único responsable por esta masacre. Él estuvo dispuesto a entregar dolor y muerte sobre la mayor cantidad de personas inocentes posible, en un odioso cuadro de destrucción. Él tomó decenas de prometedoras vidas, y luego la propia. Esos fueron actos de pura maldad, un recordatorio de que el mal se mueve y está en todas partes.

Tras otros tiroteos similares, los defensores del control de armas han argumentado que un aumento en las restricciones al porte de armas significará el fin de estos baños de sangre. Después de Columbine en 1999, incluso el candidato republicano John McCain habló sobre aumentar la regulación para las exposiciones de armas y las armas de asalto. Editoriales más liberales como el New York Times están culpando a Virginia por sus permisivas leyes pro-armas. El Brady Center to Prevent Gun Violence, nacido después de Columbine, ha criticado a Virginia por no requerir entrenamiento en el uso seguro de armas, no tener requerimientos de seguros para niños en las armas, no tener revisiones para las exposiciones de armas y no demandar antes de la venta de una arma la huella balística correspondiente.

Todas esas supuestas deficiencias son irrelevantes a lo que sucedió en Virginia Tech. Cho Seung-Hui obviamente sabía utilizar una arma muy bien, y no tenía por qué preocuparse por el seguro para niños y no tenía por qué haber comprado la pistola en una exposición. Además, como no hubo dificultad en relacionar las rondas que él disparó, la huella balística no hubiese servido para nada. Sus armas no eran de asalto, sino que comunes pistolas semiautomáticas que nadie se atreve seriamente a prohibir en EE.UU. El hecho infortunado en realidad es que los asesinos en masa no serán contenidos por ninguna ley anti-armas, como lo demostró Cho Seung-Hui al tener sus armas en el campus, en contravención a las políticas del campus. Él no tenía permiso para portar armas y había borrado el número de serie de su pistola, lo que es un delito federal.

Tal vez, quizás, Virginia incluso debería liberalizar las reglas con respecto a las armas. Se debería permitir el uso de armas en el campus también. Es entendible que existan aprensiones por parte de mucha gente a esta propuesta, pero existen muchos precedentes en Estados Unidos sobre tiroteos que fueron evitados por otras personas que tenían armas. Si alguien más hubiese estado armado en el Norris Hall, donde el asesino mató a sus primeras víctimas, éste no hubiese podido usar sus armas por más de 20 minutos, matando a muchas víctimas más a través del campus.

La psicología humana no puede ser controlada por la política pública, la normativa legal o decisiones estratégicas, porque no hubiese detenido a Cho Seung-Hui de llevar a cabo su monstruoso plan, como ha sucedido innumerables veces a través de la historia humana. En un mundo ideal todos esos atroces acontecimientos hubiesen sido evitables. En este no.

--
Fuente Original: El Conservador Resiliente - Santiago de Chile
<a href="http://jadpvista.blogspot.com/2007_04_01_archive.html">http://jadpvista.blogspot.com/2007_04_01_archive.html</a>

Licencia de uso: <a href="http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/cl/"> Creative Commons Atribución-LicenciarIgual 2.0 Chile

Creator

Koke Providencia

Source

[no text]

Publisher

[no text]

Date

2007-08-07

Contributor

Elva Orozco

Rights

Creative Commons
Atribución-LicenciarIgual 2.0 Chile

Relation

[no text]

Format

[no text]

Language

spa

Type

[no text]

Identifier

[no text]

Coverage

[no text]

Contribution Form

Contributor is Creator

[no text]

Online Submission

[no text]

Additional Item Metadata

Spatial Coverage

[no text]

Rights Holder

[no text]

Provenance

[no text]

Citation

[no text]

Temporal Coverage

[no text]

Document Item Type Metadata

Text

[no text]

Original Format

[no text]

Files

Citation

Koke Providencia, "Cuestión de política y psicología.," in The April 16 Archive, Item #935, http://www.april16archive.org/items/show/935 (accessed July 24, 2014).